Blog

 

Sistema termodinámico para agua caliente de uso sanitario

Hoy os voy a hablar, de la forma mas innovadora de conseguir ahorro inteligente, con el Panel Solar Termodinámico.
Por término medio, el agua caliente de uso sanitario supone cerca del 25% del consumo energético de una vivienda y por ello constituye un interesante capítulo de ahorro.
El suministro doméstico de agua caliente para obtener mayor confort y calidad de vida, precisa de una temperatura ideal de salida del agua caliente entre 37ºC y 42ºC. El aprovechamiento de la energía térmica resulta sumamente eficaz para el calentamiento del agua. Además del ahorro económico de hasta un 80%, menos frente al termo eléctrico.
Los sistemas termodinámicos funcionan según un ciclo de refrigeración inverso. En el proceso de calentar agua es necesario captar la energía ambiental de la radiación solar, así como la temperatura del agua, aire y nieve.
 
En primer lugar, el refrigerante evapora gracias al calor absorbido en el panel termodinámicos. Después el fluido incrementa su presión y temperatura en su paso por el compresor. Después, todo el calor es cedido al agua a calentar usando un condensador y llegando a alcanzar la temperatura de 55ºC. Por último el fluido refrigerante pasa por la válvula de expansión donde pierde presión y temperatura y retorna al evaporador.
Los sistemas termodinámicos funcionan en ausencia de radiación solar, ya que pueden captar la energía del aire, agua y nieve. 

 ¿Cómo funciona?

  1. Un fluido refrigerante a baja temperatura circula por el interior del panel termodinámico. Dicho fluido capta la radiación solar incidente en el panel así como la energía ambiental. La diferencia de temperatura provocada por agentes externos como el sol, la lluvia o el viento garantiza que el fluido se evapore.
  2. El compresor aspira este gas caliente y lo comprime, elevando su temperatura y presión.
  3. El fluido entra en el condensador, formado por un serpentín que rodea al depósito (seguridad alimentaria), donde se transmite la energía desde el fluido hacia el agua del interior.
  4. A alta presión y después de haber cedido gran parte de su calor al condensador, el fluido refrigerante llega a la válvula de expansión de nuevo en fase líquida. Aquí sufre una reducción de presión lo que hace que el fluido esté en condiciones de entrar de nuevo en los paneles.

Alta eficiencia energética.

Fácil instalación, sin mantenimiento.

Funciona de forma continua 24 horas al día, 365 días al año, 

bajo cualquier situación climática.